Nuevos tiempos



Aún recuerdo aquella época en la que cada semana escribía dos o tres entradas en este blog.

Recuerdo hacer docenas de fotografías, seleccionar las mejores, subirlas con mimo y escribir durante horas para explicar con detalle cómo había hecho tal o cual cosa.

Ahora parece que fuera otra yo la que escribía, tal vez sea así.

Instagram y Youtube le han comido todo el terreno a este blog. Tanto le han quitado que hasta he llegado a estar más de un año sin entrar a Blogger... ¡Un año! Pero yo le tengo mucho cariño a este pedacito de mi así que me he decidido a darle un más que patente cambio de look y he pensado que no estaría de más venir a pasar un rato por aquí de tanto en tanto. Ni que sea para sacar el polvo y las telarañas oiga.

En este tiempo han pasado muchas cosas, no solo el blog viene con aires nuevos (no veas que guapo se ha puesto el jodío) sino que yo vengo con una vida nueva a la espalda. Literalmente. 

He sido madre de un niño precioso que me lleva de cabeza y me aporta luz, alegría y felicidad a raudales, y claro, eso también le quita minutos a esto de escribir... (menudo desastre).

La cosa es que a veces me gustaría contaros cosas, cosas de manualidades, cosas de maternidad, cosas de mi vida... y un pie de foto se queda corto, y un vídeo me desnuda demasiado... así que puede que de vez en cuando venga aquí, a esconderme tras las palabras para dejaros ver un poquito más de mi.

Un beso grande a las que seguís por aquí, intentaré no abandonaros durante tanto tiempo.

Núria